Si teletrabajas ponte saludablemente cómodo

Aunque el teletrabajo no es nuevo, actualmente muchas empresas han implementado esta modalidad como una forma de prevenir el contagio de Covid-19.

Con la oficina en nuestro hogar, muchos de nosotros escogemos varios espacios de casa para pasar la jornada laboral. En el sofá de la sala, sobre una alfombra con vista a la calle, en el comedor, en el estudio e incluso hasta en el dormitorio, el lugar para teletrabajar dependerá de cuan “cómodos” queremos estar y de nuestro estado de ánimo.

Ustedes estarán pensando que, al fin y al cabo, trabajar en casa tiene ciertos beneficios que el trabajo presencial no.

Nada más erróneo, en cuestión de salud. Al igual que en la oficina, el teletrabajo exige cuidados para evitar sufrir lesiones, muchas de estas debido a una mala higiene postural.

Verónica Caizatoa, fisioterapeuta de Socialmedical, les brinda las siguientes recomendaciones para que las horas de teletrabajo sean realmente cómodas y saludables. ¡Toma nota!

Adaptación del ambiente y ergonomía


Adapta tu entorno. La iluminación es importante a la hora de trabajar.Elige un lugar con suficiente luz natural o artificial, tu vista te lo agradecerá. Los muebles, como silla o escritorio, deben estar de acuerdo con tus características físicas para que logres la posición que te resulte más cómoda.


Silla

  • La silla que utilices durante las horas de teletrabajo no debe tener acabados que puedan producir lesiones.

  • La silla debe ser estable, de manera que, al apoyarte sobre el borde del asiento, el respaldo o uno de los reposabrazos sea seguro.

  • Verifica que el tapizado de la silla permita pasar el aire y prevenga la humedad debido al sudor.

  • Es aconsejable que el asiento de la silla sea giratorio (5 patas con ruedas.)

  • La altura del asiento y la inclinación del respaldo deben ser regulables.

  • Asegúrate de que el respaldo te permita apoyar la espalda correctamente.

Posición al sentarse:


Pies, rodillas y piernas

  • Apoya los pies firme y cómodamente en el suelo cuando estás sentado. Deja suficiente espacio para las piernas.

  • Codos y rodillas en 90°.

  • Revisa que exista suficiente espacio debajo de la superficie de trabajo para las rodillas y piernas.

  • Evita que se acumule presión debajo de los muslos cerca de la rodilla y en la pantorrilla.

  • Estira las piernas y cambia de posición a lo largo del día.


Espalda


  • Utiliza la silla para apoyar totalmente el cuerpo. Distribuye tu peso de manera uniforme y usa todo el asiento y el respaldo para apoyar el cuerpo.

  • Busca tu comodidad.

  • Asegúrate siempre de que tu espalda tenga un respaldo adecuado.



Vista

  • Descansa la vista con frecuencia. El trabajo con el ordenador durante un período prolongado es una tarea exigente para los ojos y puede ocasionar irritación y fatiga ocular.

  • Aleja periódicamente la vista del monitor y mira hacia un punto distante. Aprovecha este momento para estirarte, respirar profundamente y relajarte.

  • La distancia entre tú y el monitor debe ser de 40 cm.



Pausas activas


Realiza pausas activas cada 2 horas, te ayudará a disminuir el estrés, a mejorar la postura y a estirar tus músculos y articulaciones.

Algunas pausas activas que puedes realizar en casa son:

  • Movimientos de adelante hacia atrás y circulares con la cabeza para relajar tu cuello.

  • Movimientos circulares con los hombros.

  • Pararse y mover la cadera en círculos.

  • Estirar los brazos y hacer movimientos circulares con las muñecas.

  • Abrir y cerrar las manos, extendiendo los dedos.

  • Poner música y caminar alrededor de la sala u habitación.