No soples la comida de tus hijos, puedes enfermarlos



Dentro de las prácticas en los cuidados de nuestros hijos está el soplar sus alimentos antes de ser ingeridos, pero, más que cuidado, a través de este mal hábito estarías contagiándoles de enfermedades generales como un resfriado hasta enfermedades bucales como la caries.

Recuerda que las principales formas de transmisión de enfermedades se dan a través de las secreciones respiratorias, que son expulsadas al aire en forma de pequeñas gotitas al toser, estornudar, soplar y hasta al hablar.

Gissel Arévalo, odontopediatra de Socialmedical, explica que cuando soplamos la sopa de nuestros hijos o cualquier otro alimento salpican gotas de saliva a través de las cuales podemos contagiarles de caries.



“La caries, enfermedad dental, se produce por la bacteria Steptococcus mutans, que se encuentra en la cavidad bucal humana. Cuando la madre o cualquier persona que se encuentra al cuidado de los niños sopla los alimentos transmite esta bacteria, la cual, incluso, pone en riesgo al bebé de desarrollar caries, desde el aparecimiento de sus primeras unidades dentales”.


Existen varios mecanismos de transmisión de la caries. Una de ellas se produce por transmisión vertical, de madre a hijo, asociado a costumbres o hábitos como dar besos en la boca, probar la comida con la misma cuchara con la que se alimentan los niños. Mientras que el contacto con otros familiares, incluidos el padre, los hermanos y demás posibles cuidadores constituye una transmisión horizontal.


“Estudios clínicos muestran que hay una fuerte relación entre los niveles salivales maternos de estreptococos mutans y el riesgo de infección en sus hijos a edades tempranas. Se ha comprobado que las madres que cuentan con niveles altos de unidades formadoras de colonias bacterianas (estreptococos mutans) en la cavidad oral tienden a tener hijos con altos niveles de las mismas, mientras que las madres con bajos niveles de colonias bacterianas tienden a tener niños con bajos niveles”, afirma la Odontopediatra.


De igual forma, las secreciones respiratorias expulsadas al aire en forma de pequeñas gotitas al toser, estornudar, soplar y hasta al hablar, contienen virus que causan enfermedades como el resfrío, la neumonía, la tuberculosis.


¿Qué medidas preventivas se deben adoptar?


  • Prepara los alimentos con anticipación para que tengan tiempo de enfriarse.

  • Coloca los alimentos en un plato amplio para que pierda calor más rápido.

  • Usa una cuchara diferente para probar la comida de tu hijo.

  • Coloca el plato en un recipiente con hielos para acelerar la pérdida de calor.

  • No compartas utensilios con el bebé (cepillos dentales, cucharas, juguetes, etc.)

  • No limpies el biberón del bebé con la boca cuando este se ha ensuciado.

  • No beses la boca al bebé.

  • No permitas que las mascotas laman la cara o boca de los niños.

  • Cepilla los dientes de tus hijos tres veces al día.

  • En la etapa prenatal, la madre debe controlar la cantidad de placa bacteriana, preocuparse de tratar las lesiones de caries que puede tener y mejorar la higiene bucal.

  • Lleva a tus niños a un odontopediatra tras la erupción de los primeros dientes, o en su defecto, en el transcurso del primer año de vida, con el fin de obtener una orientación temprana.