Mi primera visita al Odontopediatra

Actualizado: 21 de ago de 2019



Un día, Lucca se adentró a un mundo desconocido por él. Ajustando su capa de súper héroe al cuello se prometió a sí mismo conquistar aquel lugar que su madre le había contado era ruidoso y colorido.


Lo primero que vio al llegar fueron unos sillones alargados y unos tableros llenos de pequeñas herramientas. El pequeño pensó que se trataba de la cabina central de una gran nave. No lo dudó y enseguida se montó en un gran sillón azul, pero antes de que lograra alcanzar el primer objeto un ser misterioso, que cubría su rostro con un par de anteojos grande y un tapa boca, apareció en el umbral de la nave vestido de blanco.

Lucca se quedó paralizado, con los ojos y boca bien abiertos, en señal de asombro y se echó a…

En esta parte del cuento entran ustedes, mamá y papá. Porque lo desconocido a veces causa miedo, su influencia positiva hará que sus pequeños, al igual que Lucca, logren sobrellevar el primer contacto con aquel ser extraño. ¡Descubramos de quién se trata!


¿Y Lucca?

Pues bien, Lucca se echó en el gran sillón azul. En cuestión de segundos un dinosaurio yacía encima de él mostrando al pequeño su fuerte y gran dentadura.

¡No te preocupes! Es inofensivo – le dijo el ser misterioso.

Solo quiere que le ayudes a lavar sus enormes dientes. Le encanta cepillarse!

Entre risas, Lucca con la colaboración de su mamá ayudaron al inquieto dinosaurio.

Y tu ¿quién eres? – preguntó el niño

Descubriendo su rostro, el ser misterioso contestó

Soy tu odontopediatra. ¡Bienvenido al consultorio dental!


Una experiencia positiva

Para que el vínculo odontopediatra – paciente inicie de forma positiva es importante que la primera visita se realice dentro de los primeros meses de vida, antes de que los dientes de leche erupcionen, para que el especialista brinde una guía completa sobre una adecuada higiene bucodental desde la limpieza de las encías del bebé hasta la aparición de las piezas temporales.


Si la primera visita se realiza luego de la aparición de todos los dientes de leche, tome en cuenta las recomendaciones de la doctora Arévalo, odontopediatra de Social Medical:


  • Prepare psicológicamente a sus hijos desde casa. Coméntele que irá donde el odontopediatra, quien revisará su boca.

  • Adviértale sobre el ambiente dentro del consultorio dental donde, por ejemplo, escuchará ruidos fuertes.

  • Una estrategia es llevarlos como acompañantes, de esta manera se darán cuenta que a usted no le hacen daño y que no teme ir al odontólogo.

  • En casa léale historias o cuentos que narren quién es el dentista, cómo cuida los dientes. Los libros con dibujos los acercará más a una experiencia real dentro del consultorio.

  • Ya en el consultorio transmita a su hijo e hija seguridad, eviten ponerse nerviosos frente a los pequeños. De la seguridad que usted le brinde dependerá en gran medida el éxito de la primera consulta.

  • Recuerde, la primera visita debe hacerse por control, no por dolor. El resultado de la primera experiencia definirá el comportamiento del niño y posteriormente del adulto en cuanto a hábitos de higiene bucal.


¿Cuándo volver?

Si los niños presentan un alto riesgo de caries se recomienda visitar al especialista cada tres meses para colocar flúor. Si se trata de niños con buena salud dental la visita al será cada seis meses.

Los sellantes son una medida preventiva para evitar caries, sobre todo cuando el surco y fisuras de las piezas son muy profundas. Se coloca en los molares una vez que haya concluido su erupción