Menopausia, una etapa para la cual hay que prepararse



Si tienes sofocos constantes, cambios en tu estado de ánimo, sequedad vaginal, cambio en la menstruación e insomnio, has llegado a la menopausia, una fase que podrás sobrellevar con cuidados desde la prevención.

Esta etapa de la vida en la mujer se caracteriza por la cesación fisiológica o iatrogénica de la menstruación (amenorrea) debido a la disminución de la función ovárica durante 12 meses, y determina el comienzo del climaterio, que es la transición entre el periodo fértil y la vejez.

  • ¿A qué edad se produce?

El promedio de edad de la menopausia fisiológica es 48.7 años, sin embargo estudios americanos reportan que la edad promedio oscila a los 50 años. Los factores como el hábito de fumar, vivir en la altitud y la desnutrición pueden disminuir la edad.

Por otra parte, el cese de las menstruaciones por una falla ovárica no iatrogénica antes de los 40 años es llamado insuficiencia ovárica y se cree que los factores que contribuyen son principalmente genéticos.


  • ¿Por qué se produce?

La menopausia se produce por la pérdida paulatina de la función ovárica y en consecuencia por la disminución de la producción de hormonas femeninas, estrógenos y progesterona. A medida que los ovarios envejecen, su respuesta a las hormonas foliculoestimulante (FSH) y luteinizante (LH) de la hipófisis disminuye, lo que hace que inicialmente se acorte la fase folicular (con ciclos menstruales más cortos y menos regulares), así se reducen las ovulaciones y la producción de progesterona.

Cuando el número de folículos viables disminuye, los pocos restantes no responden y los ovarios producen muy poco estradiol.

Los estrógenos también son producidos por los tejidos periféricos (grasa, piel) a partir de los andrógenos (androstenediona, testosterona). Sin embargo, el nivel total de estrógenos es mucho más bajo. Los niveles disminuidos de estrógenos inhiben la liberación hipofisaria de LH y FSH, resultando un aumento sustancial de los niveles de LH y FSH circulantes.


  • ¿Qué representa la menopausia en la mujer?

En esta etapa se producen muchos cambios hormonales. La menopausia no es una enfermedad, es una condición fisiológica de la mujer que puede ser llevada sin ningún tipo de molestia o consecuencias si se trata preventivamente a tiempo.


¿Cuáles son los síntomas?


  • Periodo menstrual irregular: En algunas mujeres el periodo menstrual se vuelve más corto o más largo, o experimentan la ausencia del periodo menstrual.

  • Síntomas vasomotores (sofocones y sudores nocturnos): son sensaciones de calor repentinas, algunas veces intensas, que se extienden a la cara y a la parte superior del cuerpo, debido a la inestabilidad vasomotora, afectando entre el 75% y 85% de las mujeres, por lo general comienzan antes de que las menstruaciones desaparezcan. Los calores pueden durar de 30 segundos a 5 minutos, aparecen varias veces en un mismo día, en la misma semana o mes.

  • El mecanismo de los sofocos es desconocido, pero se cree que son el resultado de cambios en el centro termorregulador situado en el hipotálamo. El rango de temperatura corporal central que es cómodo para la mujer disminuye; como resultado, un aumento muy pequeño en la temperatura corporal central puede desencadenar la liberación de calor bajo la forma de un sofoco.

  • Insomnio: dificultad para conciliar el sueño o para permanecer dormida. También es posible que empieces a despertarte mucho antes de lo que solías hacerlo.

  • Atrofia vaginal: la membrana vaginal puede volverse más delgada, más seca o menos elástica. Esto produce sequedad o molestias durante las relaciones sexuales y en ocasiones irritación y picazón.

  • Síntomas genitourinarios de la menopausia: incluye síntomas vaginales, así como síntomas relacionados con la uretra y la vejiga, incluyendo polaquiuria, disuria e infecciones urinarias frecuentes.

  • Cambios en el estado de ánimo: los cambios hormonales pueden causar ansiedad, irritabilidad o cansancio. También cambia tu impulso sexual.

  • Trastornos articulares: es posible que tus huesos se debiliten durante la menopausia y presentes síntomas tales como artralgias y dolores. Si se debilitan mucho derivan en osteoporosis posterior a la menopausia.


  • ¿Qué hábitos se debe cambiar para afrontar mejor esta etapa?


  1. Mantén una dieta balanceada, rica en calcio (leche y sus derivados).

  2. Mantén un peso adecuado para evitar el exceso de almacenamiento de estrógenos, que estimulen la formación de tumores uterinos.

  3. Sigue una dieta rica en fibras, frutas, vegetales y pescado para la prevención de enfermedades digestivas y cardiovasculares.

  4. Ingiere de 2 a 3 litros de agua al día, para hidratar la piel y mejorar el funcionamiento renal.

  5. No fumes, evita el consumo de alcohol, café y la exposición solar.

  6. Evita el sedentarismo. Las caminatas, el ciclismo, la natación y el yoga benefician a tu organismo.

  7. No dejes que afecte tu vida sexual. Busca orientación con un especialista. Entabla una conversación sana y franca con tu pareja.


La menopausia, en algunos casos, propicia la aparición de ciertas enfermedades como:

  • Atrofia urogenital: se produce por la disminución de la estimulación estrogénica (donde el principal órgano blanco de estos es la vagina) esto se debe a que el epitelio urogenital está disminuido y adelgazado, lo que lleva a otros signos generales que son: polaquiuria (orinar a menudo y en cantidad) y la urgencia miccional.

  • Osteoporosis: se produce también por una disminución de los estrógenos circulantes. De 1 – 3 % de la cantidad ósea se pierde por año. Esta manifestación conlleva a fracturas de vértebras, caderas (más grave), y fractura de Colles (brazo).

  • Enfermedades cardiovasculares: en la menopausia las mujeres son más propensas de sufrir un infarto al miocardio, debido a que la cantidad de LDL cargadoras de colesterol están elevadas.


  • ¿Por qué la menopausia afecta anímicamente a las mujeres?

La tristeza, el decaimiento, la irritabilidad, incluso con el estrés, la ansiedad o el nerviosismo repentino son cambios de ánimo que se producen debido a la relación entre las hormonas femeninas (estrógenos) con la síntesis de la serotonina, oxitocina y dopamina, que son los neurotransmisores implicados en la gestión de las emociones y que están en relación con numerosos trastornos psicológicos y psiquiátricos.

Esta hormona interactúa con los químicos en los receptores cerebrales que controlan el estado de ánimo, y cuando sus niveles son inferiores causan ansiedad y un estado anímico bajo.

  • ¿Cuándo visitar a la especialista?

Te recomendamos realizar consultas regulares preventivas, al inicio de los síntomas para que recibas tratamiento oportuno y evitar cualquier factor que afecte a tu calidad de vida. Recuerda que para algunas mujeres la transición menopaúsica es prolongada y difícil, de ahí la importancia de acudir periódicamente a tu ginecólogo de confianza