Qué hacer si tu hijo tiene bruxismo



Si has escuchado que tu hijo rechina o golpea intermitentemente los dientes en el día y en la noche seguramente se trata de bruxismo.

Esta condición es más frecuente en adultos pero también se presenta en la infancia, afectando al 40 y 49 por ciento de los niños entre 3 a 6 años.

Según la Doctora Gissel Arévalo, odontopediatra, el bruxismo se debe a la posición dental, al patrón de movimiento mandibular, morfología, restauraciones defectuosas o tipo de oclusión. “Además se asocia a la influencia de factores psicoemocionales, por someter al niño a tensión, estrés, miedo, rabia y ansiedad, produciéndose una descarga en el sistema estomatognático”.


Arévalo comenta que el bruxismo algunas condiciones sistémicas como el desequilibrio endocrino, trastornos del sueño, alergias y los factores hereditarios. “Está asociado a consumo de alimentos que estimulan el sistema nervioso central aumentando la ansiedad y estrés como el café, té, chocolate, refrescos, gaseosas”.

Otra posible causa que se asocia a bruxismo en el niño, es el Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño, que es disturbio de la respiración durante el sueño caracterizado por obstrucción parcial prolongada de la vía aérea superior, que puede provocar desecamiento de las vías aéreas superiores causado por el ronquido. Los movimientos masticatorios durante el sueño estimularían la producción salivar, aumentando la deglución, produciendo una lubricación de la vía área superior, resultando en un factor protector para la faringe.


La Odontopediatra señala que los síntomas del bruxismo dependerán del grado de gravedad. “Las consecuencias para la cavidad bucal son: desgaste dental localizado en la región incisal o superficies oclusales, aumento de la sensibilidad dental, dolores musculares en la cara y cambios en la articulación temporomandibular, que se convierten en un problema debido al crecimiento óseo incompleto del niño y cefaleas”, dice Arévalo.


¿Qué hacer para que los dientes dejen de rechinar?


La especialista recomienda:

  • Establece rutinas de sueño

  • Controla hábitos orales diurnos tales como onicofagia (morderse las uñas) masticación de objetos y chicle.

  • No proporciones dispositivos y pantallas digitales al menos dos horas antes de dormir.

  • Evita que los niños vayan a dormir molestos o preocupados.

  • Evita exponerlos a situaciones de estrés.

  • Anima a los niños a realizar deporte durante el día.

  • Existen ciertos aparatos intraorales, como placas miorelajantes, que tiene como objetivo reducir la fricción, estabilizar la articulación temporomandibular y la actividad neuromuscular, además ayuda a concientizar y automatizar patrones de masticación, deglución, posición de reposo sin contacto dentario, protegen el desgaste dentario y relajan los músculos de la masticación.

  • Si el niño presenta desgaste oclusal ocasionado por el bruxismo, el procedimiento recomendado es el uso de las coronas para rehabilitar la función masticatoria y eliminar la posible sintomatología dolorosa ocasionada por pérdida de estructura dentaria.

  • Las terapias psicológicas pueden brindar herramientas para el control de los factores emocionales de estrés, autoexigencia, inestabilidad emocional y ansiedad.


Bruxismo en tiempos de pandemia.


En la actualidad, debido a los confinamientos y las restricciones por la pandemia, los niños pueden desarrollar episodios de estrés que conlleva al aparecimiento del bruxismo. Por ello es importante evaluar la calidad del sueño, la alimentación, crear actividades recreativas o de relajación. En el caso de presentar problemas respiratorios lleva a tus niños a chequeos de control con especialistas de salud, como pediatras, otorrinolaringólogos, te aconsejamos también acudir con psicólogos si es necesario y no olvides las citas de control odontológico de forma regular.





Entradas Recientes

Ver todo