Cuida tu zona íntima

Actualizado: 11 de oct de 2019


Mujer, tu cuerpo requiere de cuidados especiales para vivir una vida plena sin complicaciones. Tu zona íntima, por sus características propias, requiere mayor atención y asistencia para evitar afecciones que pongan en riesgo tu salud. Las infecciones vaginales son el principal problema que enfrentan mujeres de todas las edades y la razón de las visita al ginecólogo. Es importante que sepas reconocer tu flujo vaginal de acuerdo a tu ciclo menstrual para identificar posibles alteraciones del pH vaginal.



¿Cómo reconocer el flujo vaginal?

En la etapa ovulatoria el flujo vaginal normal es transparente, inodoro e incoloro, semejante a la clara de un huevo. Cuando se acerca la menstruación, el flujo se torna más blanquecino, adherente y espeso. No presenta síntomas.

Cuando existen variaciones en el pH la vagina se encuentra vulnerable para la colonización de gérmenes patógenos que dan paso a las infecciones vaginales.



Causas principales de las infecciones vaginales


  • Por hongos (cándida albicans o moniliasis). Están asociadas, además de la alteración del pH vaginal, al uso exagerado de antibióticos o a ciclos de antibióticos con terapia polimicrobianas.

  • Por bacterias (vaginosis bacteriana). Se produce como resultado de un cambio en las bacterias de la vagina y al crecimiento excesivo de otros organismos.

  • Por parásitos (tricomoniasis). Producida por un parásito y comúnmente transmitida a través de las relaciones sexuales. Las trichomonas y las clamidias no producen síntomas.

Las ganarelas y mycoplasmas, que se contraen mediante relaciones sexuales no protegidas, son las que más colonizan el tracto vaginal y pueden subir al útero y a las trompas provocando complicaciones como la endometritis.



Signos y síntomas

Las infecciones vaginales más comunes son por hongo, estas producen un cuadro clínico caracterizado por síntomas como aumento de la secreción vaginal, picazón, prurito, escozor, irritación a nivel local, vagina, vulva; además presenta enrojecimiento y secreción blanquecina grumosa. Las mujeres proclives a estas infecciones son quienes se encuentran inmunodepresivas.


Otros síntomas son la irritación al orinar o tener relaciones sexuales. Sin embargo, hay quienes no presentan síntomas. El chequeo ginecológico es fundamental para detectar cualquier problema que para ti este pasando desapercibido. Recuerda que cada tipo de infección vaginal tiene síntomas diferentes.



¿Quiénes son más proclives a las infecciones vaginales?


Pacientes con antecedentes de diabetes militus tipo 2 son más propensas a padecer infecciones vaginales por lo que se recomienda tener un buen control de la glucemia y llevar una alimentación adecuada. Mujeres embarazadas, inmunodepresivas, post menopaúsicas también proclives a adquirir infecciones.




Medidas de prevención

  • Utiliza ropa interior seca y limpia, no utilices ropa húmeda porque pueden proliferar las bacterias y causar irritación.

  • Usa ropa interior blanca y de algodón porque ayudan a absorber la humedad y permite la circulación del aire. Evita el nylon y la lycra.

  • Cámbiate la toalla higiénica frecuentemente, durante tu periodo.

  • Mantén tu zona vaginal limpia y seca. Realízate el aseo de adelante hacia atrás con abundante agua, una vez al día.

  • Evita el estrés

  • Acude a chequeos ginecológicos periódicos.

  • Mantén una conducta sexual responsable

  • Evita los jabones ya que contienen componentes químicos que pueden afectar la salud