Alimentación saludable, la base del desarrollo en la etapa preescolar

Actualizado: 21 de ago de 2019


No hay duda que la alimentación en los primeros años de vida juega un papel muy importante en el desarrollo de los niños. La ingesta de alimentos saludables durante la infancia asegura tanto el crecimiento y la formación, así como la capacidad de aprendizaje, habilidades psicomotoras y la prevención de enfermedades.

El desarrollo y crecimiento del niño cursa por varias etapas. De los 0 a 5 años ocurren los cambios más importantes debido a que en esta fase los niños logran su madurez inmunológica y adquieren las destrezas que le preparan para el ingreso al sistema educativo formal.


En la etapa preescolar, comprendida entre los 2 y 5 años de edad, se presentan cambios en las medidas de peso y talla, así como en su desarrollo psicológico y en el ámbito social.


El crecimiento dependerá de una adecuada alimentación pero también de la genética de los padres. De igual forma, los factores ambientales como las posibilidades económicas, los malos hábitos alimenticios de la familia y la recurrencia de enfermedades influirán en el desarrollo de los pequeños.



En el periodo preescolar el crecimiento del niño se da en forma desacelerada. Al final del segundo año se frena el crecimiento con respecto a la velocidad con que venía creciendo en los dos primeros años, esto se relaciona con la disminución de las necesidades nutricionales y cambios en el apetito. En esta etapa los niños comen más y crecen menos, lo que causa preocupación en los padres.


Un niño desde que nace hasta que cumple el año de vida crece de 22 a 24 cm, sin embargo en la etapa preescolar solo crece de 5 a 6 cm al año. En cuanto al peso, desde el nacimiento al primer año gana de 6 a 7 kg pero en esta etapa solo aumenta de 2 a 3 kg anuales.

En esta etapa de la vida los infantes experimentan algunos cambios en su desarrollo emocional por lo que comer se vuelve menos importante, disminuye el apetito, se comportan caprichosos con los alimentos mientras que su interés aumenta en otros ámbitos como caminar, correr, jugar, el lenguaje y explorar.


Alimentación saludable


Los niños necesitan una alimentación variada que les permita desarrollarse. Además del desayuno, almuerzo y merienda, proporcione dos comidas adicionales, una a media mañana y otra a media tarde. Es de vital importancia que el desayuno sea reforzado para garantizar una adecuada actividad física y mental durante las horas que asisten al preescolar. Estudios han demostrado que un desayuno deficiente reduce la atención de los niños en clases y produce retraso en el aprendizaje.


El método para lograr una buena alimentación no se basa en el castigo. No fuerce ni soborne a sus hijos para que se alimenten. La recomendación es que ustedes, padres de familia y cuidadores muestren hábitos saludables de alimentación, para que los niños los imiten.



Para tomar en cuenta

  • En la fase preescolar los niños van mostrando sus preferencias en las comidas y las seleccionarán influidos por el aspecto, textura, sabor y olor.

  • Cuando un preescolar no está bien nutrido presenta un peso bajo para la estatura, piel seca y pálida, cabellos quebradizos, circunferencia del brazo pequeña, disminución del tejido entre la piel y el hueso.

  • Los padres son los principales responsables de la promoción de malos hábitos alimenticios. Evite la ingesta de gran cantidad de carbohidratos, azúcares, golosinas y comida chatarra.

  • Los hábitos nutricionales que logre inculcar en sus hijos afectarán al desarrollo a corto y largo plazo, la promoción de la práctica alimentarias es fundamental para la prevención de enfermedades crónicas.

  • Establezca horarios regulares de comidas e incluya frutas en el desayuno y vegetales en el almuerzo y merienda.

  • Una dieta saludable influye en la velocidad del crecimiento, en las habilidades psicomotoras.


Promoción regreso a clases